Publicidad

26 de febrero de 2018

Tienen nombre

Sahid, siete años, campamento Rohingya en Bangladesh/ Save the Children
Laura Pérez, Save the Children

Al pequeño Sahid le falta una pierna porque le dispararon mientras huía de Myanmar junto con su familia. Tiene siete años y vive desde hace dos meses en el campo de refugiados de los Rohingya. Pese a todo, Sahid ha estado jugando con nosotros durante una hora, sujetándose en su muleta de madera y sin parar de sonreírnos.

Un equipo de Save the Children acabamos de regresar del campo de refugiados de los Rohingya, en Bangladesh. Las voces y rostros de decenas de niños y niñas nos siguen despertando por la noche. Nuestra misión ahora es darles voz porque nadie se la está dando. Porque viven a 9.000 kilómetros de nosotros. Porque el nombre de su pueblo es impronunciable: Rohingya.

Se acaban de cumplir seis meses desde que comenzó su exterminio en Myanmar y ya ha superado al de Ruanda. En solo seis meses cerca de 700.000 personas, más de 400.000 niños, han tenido que huir de su país. En total hay casi un millón de personas en el campo de refugiados.

Han huido de la quema de sus casas, de las violaciones de mujeres y niños, de los disparos y no tienen nada. Solo las ONG, como Save the Children, nos ocupamos de que coman cada día, tratamos la desnutrición de los bebés, la salud de las mamás, y tenemos centros seguros donde los niños pueden volver a ser niños. Porque lo que han visto los niños y niñas Rohingyas que han sobrevivido no debería haberlo visto nadie.

Los Gobiernos les han olvidado, por eso es tan importante que no les olvidemos nosotros. Haz una donación para que podamos seguir llevando comida, medicinas y seguridad a estos niños.

Nunca se vio un campo con tantos niños. Salen de cada casa de plástico para seguirte en tu recorrido; siempre sonriendo, trotando descalzos a tu lado. Cuando les miras es imposible adivinar lo que han vivido. En Save ya hemos identificado a más de 3.500 que han llegado solos al campo.

La emergencia es enorme. Necesitamos que se conozca y que lleguen donaciones a terreno para atender a los niños y niñas Rohingya. Por eso hoy lanzamos la web www.tienennombre.org para contar su historia, para recoger fondos y llevarlos directos a terreno.



Laura Pérez Picarzo
Directora de Comunicación

Save the Children

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicidad
IBSNAl Este de Epem en Twitter