Publicidad

10 de mayo de 2017

Retroceso atroz

Argentina: Adolfo Pérez Esquivel sobre fallo judicial que beneficia a más de 700 sentenciados por delitos de lesa humanidad
Adolfo Pérez Esquivel/Marcello Casal Jr.
Agência Brasil/ CC-BY-30-br
Radio Mundo Raal
Descargar audio (7'20")

El fallo de la Corte Suprema de Justicia de Argentina del martes pasado que podría acortar las condenas de centenares de represores “obedece a decisiones políticas”, “acuerdos políticos que no son nuevos”, dijo hoy a Radio Mundo Real el Premio Nobel de la Paz argentino y presidente del Servicio Paz y Justicia (SERPAJ), Adolfo Pérez Esquivel.

“Dos de los jueces de la corte fueron nombrados por Macri (Mauricio, el derechista presidente argentino). Hay una avanzada para frenar todo lo que es la política de derechos humanos y beneficiar a los represores. Aquí no hay casualidades, no es una equivocación de la Corte Suprema”, disparó el reconocido defensor de los derechos humanos.

Pérez Esquivel convocó asimismo a una manifestación que se realizará mañana en la Plaza de Mayo de Buenos Aires, capital argentina, para decir NO a la resolución de la Corte Suprema, y exhortó a las poblaciones en otras provincias del país a autoconvocarse bajo la misma bandera. La charla con Radio Mundo Real tuvo lugar luego de finalizada una conferencia de prensa en Buenos Aires de repudio al fallo judicial, convocada por Pérez Esquivel, Nora Cortiñas (Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora), el Instituto Espacio para la Memoria y el Encuentro Memoria Verdad y Justicia.

La Corte Suprema de Justicia decidió el 2 de mayo, en un fallo dividido, que el genocida Luis Muiña debe recibir el beneficio de que se le computen como dobles los días pasados en prisión antes de su condena definitiva. La decisión se basa en una ley derogada en 2001 y conocida como 2x1, y no toma en cuenta la dimensión del delito cometido.

Luis Muiña fue condenado en 2011 a 13 años de cárcel por secuestrar y torturar a cinco trabajadores del Hospital Posadas (provincia de Buenos Aires), en ese entonces bajo control del represor Reynaldo Bignone, último presidente del gobierno de facto y hoy, con 89 años, preso por delitos de lesa humanidad.

Tres de los cinco miembros de la Corte Suprema entendieron que Muiña debía recibir el beneficio del 2x1, ratificando así la libertad que le fue concedida en abril. Las organizaciones de derechos humanos temen que esta decisión de la Corte sea la base para liberar antes de tiempo a muchos de los más de 700 represores que estarían en condiciones de recibir el mismo trato.

En la charla con Radio Mundo Real Pérez Esquivel repudió la decisión de la Corte Suprema de Justicia y criticó que se pretenda “equiparar los crímenes de lesa humanidad y los delitos comunes”. “Esto es un daño enorme a la conciencia, a la vida de un pueblo, cuando saben perfectamente los miembros de la Corte que los delitos de lesa humanidad no prescriben en el tiempo y que no los pueden equiparar a delitos comunes. Esto beneficia a los represores con la libertad”, fustigó el presidente de SERPAJ.

El ganador del Premio Nobel de la Paz en 1980 contó que ha recibido llamadas de varias partes del mundo en repudio a la resolución judicial y reivindicó la “exigencia de justicia y reparación” por las atrocidades cometidas por la Dictadura en Argentina. “A pesar de todo esto, estamos convocando en cada país a que defiendan la vida, los derechos humanos y las libertades, porque sobre la impunidad es imposible construir una democracia”, cerró nuestro entrevistado.

Fuente: Radio Mundo Real
Licencia: Creative Commons-compartir igual

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicidad