Publicidad

8 de mayo de 2017

Feria del MST atrajo 170 mil personas a Sao Paulo

Fueron comercializadas 280 toneladas de alimentos en cuatro días de la 2ª Feria Nacional de Reforma Agraria
El movimiento se prepara para una nueva Feria Nacional en 2018 / Rica Retamal

Rute Pina
São Paulo, Brasil


Los últimos cuatro días, 170 mil personas pasaron por la 2ª Feria Nacional de Reforma Agraria, en São Paulo (SP), que finalizó este domingo (7). De acuerdo con la estimación del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST), organizador del evento, la feria este año superó el éxito de 2015, cuando 150 mil visitantes pasaron por la primera edición de la actividad.

Antonia Ivoneide Melo Silva, dirigente nacional e integrante del sector de producción del MST, considera que el movimiento consiguió visibilidad incluso con la poca divulgación en grandes medios de prensa. "En la feria pasada hubo mucha gente y hubo información de prensa. Este año, hubo más gente que el otro y la prensa no habló de nosotros — cuando habló, fue para criticar. Y aún así, el pueblo está aquí", comentó.

Según ella, además de deconstruir la imagen que la prensa hace del movimiento, la Feria consiguió comunicar a la sociedad que la lucha por la reforma agraria está intrínsecamente ligada a la producción de alimentación saludable. "El movimiento que está aquí es el mismo que lucha por la tierra porque las cosas no se pueden separar, sin la tenencia de la tierra, nosotros no tendremos producción saludable. La lucha por la tierra tiene que unirse con la lucha por la producción y el cambio del modelo agrícola", afirmó la dirigente. Según Ivoneide, el evento es la materialización de la idea de la reforma agraria popular y del diálogo que la agenda del movimiento hace con la población.

Apoyo del público

La artista plástica Caroline Harari, 58 años, tuvo el primer contacto directo con el MST este domingo (7). Para ella, la feria desmitificó la idea de que los militantes del movimiento son "patanes que entran en las propiedades rompiendo todo".

"Muchas veces yo veía, a través de la prensa, al MST como una entidad muy distante. Pero hoy, cuando llegué aquí, vi que son personas normales, gente simple que está luchando por un pedazo de tierra y por el derecho de vivir", dijo Caroline.

Caroline contó que, en la feria, encontró "todo lo que el ser humano puede producir", desde los productos in natura a los más elaborados, como mermeladas y artesanía. Entre el público, productos inusitados, como la cerveza artesanal "Fuera, Temer" llamaron la atención. Nuevamente según el MST, fueron comercializadas 280 toneladas de alimentos.

Incluso trabajando hace 30 años con tratamientos de salud por medio de la aplicación de productos y técnicas naturales, Suzane Barreto no conocía el trabajo del MST en el área. "Los sin-tierra yo hasta quisiera conocer más, si usted quisiera enviar algo para mi por e-mail, yo tengo interés porque yo veo hablar de dos cosas, bien y mal… Pero no tengo ninguna opinión formada", dijo Suzane. Solo de castaña, ella llevó dos kilos. Además de eso, la naturópata compró baru, sucupira y jenipapo.

Satisfacción

Después de tres días de viaje para llegar hasta São Paulo (SP), la feriante Josefa Cristina da Silva, del municipio de Mirante da Serra (RO), localizado a 2,7 mil kilómetros de la capital paulista, mostró satisfacción con el último día de ventas.

En la barraca de Rondônia los nueve diferentes tipos de productos hechos de cacao, el principal producto de los cultivos del Asentamiento Padre Ezequiel, tuvieron éxito con el público de la feria. Además, la pimienta y la banana también tuvieron una buena salida, explica la sin-tierra. "Entre todos los productos, el chocolate fue el que mas éxito tuvo aquí en la feria", dijo la agricultora que pretende volver en las próximas ediciones de la feria.

El colectivo de producción del asentamiento Roseli Nunes, en el municipio de Piraí, región sur del estado de Rio de Janeiro, comercializó banana, ñame, maiz, pimienta y dulces.

El feriante Mário Bestetti señaló la buena integración con los visitantes del evento. "No hay explicación. Para que usted vea como estoy aquí, sin voz. Usted ya puede ver que fue muy bueno", dijo el con voz ronca, que fallaba. El afirmó que, incluso con la lluvia en uno de los días del evento, el gran número de visitantes el fin de semana superó la expectativa. "Es muy importante para nosotros traer productos de calidad a la mesa de las familias brasileñas".

Diversidad

El químico Jorge Dreyer ya había participado de la 1ª Feria Nacional de la Reforma Agraria en 2015. Este año, el y su esposa volvieron dos veces: en el primer día, para comprar los productos, como queso y salame, y este domingo, para almorzar en las tiendas de la Culinaria de la Tierra — el plato escogido fue el carretero, en la barraca de Rio Grande do Sul. Para el, la representación de las diversidades regionales de todo el país fue lo que más llamó la atención. "Yo creo que es importante divulgar la cultura de los estados de Brasil, traer los productos que se cultivan y producen en otros estados para el conocimiento de otras regiones", dijo el.

Caroline destacó, además de la diversidad, los precios dos alimentos. "Infelizmente, aquí en São Paulo, la alimentación saludable, con productos orgânicos, es muy cara. Ya es muy caro comer con veneno. Y aquí no. Tenemos acceso a productos de primera calidad, accesibles al bolsillo de cualquiera. Podría haber una feria semanal que yo iría", finalizó la artista plástica.

El MST se prepara para una nueva Feria Nacional en 2018, también en la capital paulista. El movimiento mostró el deseo de utilizar nuevamente el espacio del Parque de Agua Branca para la tercera edición del evento, en el próximo año

Traducción: Pilar Troya

Fuente: Brasil de Fato
Licencia: Creative Commons


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicidad