Publicidad

29 de marzo de 2017

Miedo contra esperanza. Neoliberalismo contra políticas sociales. Traición contra honestidad.

RBlanco

No he visto el mitín de la sultana porque me supera; me supera su hipocresía, su teatralidad, su falta de escrúpulos para llegar allí donde se propone llegar -y por lo que leo no me he perdido nada-, por ello, sobre su discurso no puedo opinar.

Sí puedo hacerlo sobre las consecuencias de que alcance la SG y, con ello, las consecuencias para millones de ciudadanos y ciudadanas que están en el paro y no cobran prestación por desempleo; para los millones de trabajadores y trabajadoras que, aún trabajando, son pobres; para los más de trece millones de españoles en riesgo de pobreza extrema; lo más de dos millones de niños y niñas que ya viven en pobreza extrema; o para los millones de dependientes que no solo no percibimos ninguna ayuda económica, sino que tenemos que pagar una cantidad, según los sueldos o pensiones de la unidad familiar -en mi caso y según domingos y festivos que tenga el mes, entre 88 a 115€; si a esto añadimos el copago farmacéutico, nos ponemos en la unidad familiar en 200€ o más-; y hablando de pensiones, que desde que gobierna el PP, al que a vuelto a dar el gobierno la gestora de la sultana, han perdido tal poder adquisitivo hasta las pensiones decentes y con decentes me refiero a pensiones de 2.000€ mes, nos podemos imaginar cómo pueden vivir -mejor dicho, mal vivir-, las personas que tienen pensiones de 500 o 300€.

Está claro que quien fue capaz de defenestrar a su SG para ocupar su lugar, quien no tuvo escrúpulos de entregarle el gobierno al partido más insensible con la ciudadanía y más corrupto de Europa, no puede estar al frente de un partido que pueda hacer una oposición eficaz ante un PP que al menor peligro de sus medidas austericidas, amenaza con el adelanto de las elecciones.

Sé que, sobre todo en política, el miedo hace mucho daño, pero estamos viendo que, día a día, se suman más plataformas de apoyo a Pedro. Un Pedro que allí donde va, arrasa. La sultana navajera, tiene que recurrir al aparato -o más bien, el aparato recurre a ella-. A los momios y momias que pretenden seguir viviendo de sus prebendas de toda la vida, mientras suman a otros momios y momias, para que hereden los cargos que les otorgará la momia superior mientras no le tiembla la mano de tahúr y mata siete. Momios y momias contra el coraje, la lealtad y la ilusión que sigue a Pedro allí donde va. ¿Podrá la sultana llenar cada acto como hace Pedro? ¿De dónde va a salir tanto dinero para hacer actos como el del 26M cada dos días? Pedro y hasta Patxi, han facilitado sus cuentas. Las de la sultana mayor, ni se han visto, ni se las espera. Es cierto que el miedo puede mucho, pero más puede la ilusión y la esperanza.

Más puede quien se preocupa de parados, capas más débiles de nuestra sociedad, pensionistas, trabajadores y trabajadoras, dependientes...

Miedo contra esperanza. Políticas de derecha neoliberal contra políticas sociales de izquierda.

Si en las primarias no hacen trampa, está claro quién vencerá contra aparatos, medios, poderes financieros e Ibex35.

RBlanco

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicidad