Publicidad

7 de diciembre de 2016

La pequeña Izar

Izar/ UNRWA
Raquel, de UNRWA

Nadie sabe lo que le pasa a Izar, la pequeña que ves en la foto.

Ya no puede ponerse de pie, no puede sostener su cuerpo, no puede tragar alimentos sólidos. Izar ni siquiera puede ya balbucear nada que no sean quejidos. Sus padres, Julud y Basel llevan más de un año y medio buscando tratamiento pero ningún médico en Gaza ha podido emitir un diagnóstico firme sobre su estado.

Por eso necesitan salir de Gaza pero Israel les ha denegado una y otra vez su salida. La última vez, hace apenas unos días para acudir a una cita en el hospital de Jerusalén Este.

Esta negativa está poniendo en grave riesgo la vida de Izar.

Izar y sus padres viven en el campo de refugiados de Jabalia y dependen de la ayuda de UNRWA para sus necesidades más básicas. El 80% de la población de Gaza depende de nosotros para obtener sanidad, educación y hasta alimentos.

Necesitamos contar con el compromiso de personas como tu. Miles de palestinos acuden cada día a nuestras 22 clínicas en Gaza. Abren cada día gracias al apoyo de nuestros socios.


Las necesidades sanitarias de la población palestina refugiada en Gaza son cada vez mayores. Y aumentan también las dificultades para atenderla. Pero no nos detendremos y seguiremos al lado de los refugiados de Palestina. Cada día.

Trabajamos sin descanso para encontrar y adoptar nuevas estrategias para responder eficazmente a las necesidades de los refugiados. Más de 1 millón de personas en Gaza dependen exclusivamente de nuestra ayuda.

Su salud es su supervivencia.

Cada minuto cuenta, ayúdanos a seguir trabajando por sus vidas.

UNRWA vía email

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Publicidad