Publicidad

2 de diciembre de 2016

48 horas resistiendo. ¡No queremos un almacén de gas en Doñana!

Resistencia en Doñana/ Greenpeace
Greenpeace

Tras dos días encadenados en las instalaciones de Gas Natural Fenosa en Doñana para protestar contra el almacén de gas, nuestros activistas han levantado el campamento. Lo han hecho para llevar a Sevilla, a la sede de la Junta de Andalucía y a la Delegación de Gobierno, las más de 75.000 firmas que han pedido la inmediata paralización del proyecto. Porque hoy, 1 de diciembre, se cumple el plazo dado por la UNESCO a España para informar de las medidas correctoras para preservar Doñana.

El proyecto de transformar Doñana en un almacén subterráneo de gas es incompatible con garantizar un futuro para este espacio natural. Por eso vamos a seguir denunciando y luchando para lograr que las administraciones implicadas prohíban el proyecto. Además, durante los días que ha durado la acción hemos recibido el apoyo de numerosos colectivos y de la población local que nos dan fuerza y nos animan a continuar. Y también el vuestro. Miles de personas anónimas que habéis firmado, compartido y difundido la lucha para salvar Doñana. Por eso queremos daros las gracias, porque una vez más, sois vosotros/as los que hacéis posible nuestra lucha para defender el medio ambiente. ¡Gracias!

Desde Doñana a Dakota

Y mientras continúa el trabajo para salvar Doñana, nuestros compañeros en Estados Unidos siguen junto al campamento de los Sioux para apoyarles en su lucha contra un enorme oleoducto que transportará cada día casi 500.000 barriles de petróleo proveniente de fracking desde Dakota del Norte a Illinois. Desde hace varios días, decenas de personas están arriesgando sus vidas para tratar de frenar el oleoducto que cruzará el río Missouri y pondrá en riesgo el agua y los ecosistemas de la zona. En algunos medios y en las redes hemos visto la violenta y desproporcionada actuación de la constructora contra los activistas. Fuerzas de seguridad privada han utilizado perros y sprays de pimienta que han herido a centenares de activistas, ancianos incluidos. Se les está deteniendo por el mero hecho de proteger el agua.

Dakota: fuerzas de seguridad privada reprimen a los manifestantes contra el oleoducto/ Foto: ©Richard Bluecloud Castenada/ Greenpeace

Esta es la respuesta de las grandes empresas de combustibles fósiles cuando se topan con la protesta de la sociedad. Ignorando en el caso de Doñana las demandas de miles de personas para que no destruyan una joya natural o recurriendo a la intimidación y la violencia en Estados Unidos. Pero son ya muchos años batallando y sabemos que también hay oportunidades para cambiar las cosas. Juntos, podemos lograr que el clamor social sea tan grande que hasta estos gigantes de las energías sucias se vean obligados a dar marcha atrás.

Desde Greenpeace queremos apoyar este movimiento y pedir al financiador, Citibank, que deje de respaldar este proyecto. Para ello, puedes llamar a la sede central de Citybank en España (al teléfono 915 38 41 00) y contarles lo arriba expuesto. O puedes tuitear lo siguiente: ¡El petróleo no se puede beber! @Citibank abandona la financiación del oleoducto de Dakota #NoDALP #WaterIsLife. O compartirlo en Facebook.

Porque los oleoductos, los gasoductos en Dakota o en Doñana no son la respuesta a nuestras necesidades energéticas. Necesitamos mantener los combustibles fósiles en el subsuelo y cambiar nuestro modelo energético a uno que use energías 100% renovables. No podemos seguir hipotecando nuestro futuro, nuestro aire y nuestra agua. ¡Comparte y presiona a Citibank!

Greenpeace vía email

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicidad