Publicidad

14 de octubre de 2016

Trabajadores de Coca Cola resisten a paro patronal ilegal

Ha pasado más de una semana desde que la Embotelladora Central S.A. (EMBOCEN), subsidiaria en Guatemala de Coca Cola FEMSA; decidió unilateralmente cerrar la agencia Jalapa, tercerizar la distribución y despedir de forma ilegal a todo el personal; ante el silencio de la transnacional mexicana, los 24 trabajadores mantienen ocupadas las instalaciones.

GUATEMALA
Por CERIGUA


Información publicada en el blog “Sindicatos”, detalla que después de lo que sin duda fue un paro patronal, para forzar la implementación de un modelo comercial de preventa, FEMSA ha mantenido un silencio absoluto, y así no se resuelven los problemas, dijo David Morales, secretario general de la Federación Sindical de Trabajadores de la Alimentación, Agroindustria y Similares (FESTRAS).

El Ministerio de Trabajo realizó una inspección el mismo día del cierre de la Agencia Jalapa y constató las ilegalidades cometidas por EMBOCEN, por lo que les dieron dos horas para que dejaran sin efecto el despido masivo de trabajadores e instaron a la empresa a reincorporarlos a sus puestos y a no tomar ninguna represalia contra ellos.

Sin embargo, la transnacional ignoró las disposiciones, por lo que los trabajadores ilegalmente despedidos se mantienen en las instalaciones de la Agencia Jalapa para proteger los activos de la empresa hasta que sea reabierta.

David Morales, secretario general de la Federación Sindical de Trabajadores de la Alimentación, Agroindustria y Similares (FESTRAS), señaló que el comportamiento de la empresa es contradictorio, pues dicen que la implementación del modelo de preventa traerá beneficios a los trabajadores, pero lo que ocurre es exactamente lo contrario: cierran la agencia, tercerizan la distribución y despiden a todo el personal.

Morales recordó que en noviembre próximo, en el marco de su 328ª reunión, el Consejo de Administración de la OIT decidirá si constituye o no una Comisión de Encuesta sobre Guatemala; este país centroamericano está siendo acusado por el incumplimiento reiterado del Convenio 87 sobre libertad sindical y protección del derecho de sindicación.

“Lo que está ocurriendo en Jalapa es un golpe más a la credibilidad del país en cuanto al respeto de los derechos fundamentales de los trabajadores y trabajadoras; esta situación en nada contribuye a mejorar la imagen de Guatemala ante el Sistema de las Naciones Unidas”, manifestó Morales.

Finalmente, el directivo sindical dijo que van a continuar con las acciones legales para revertir el despido ilegal e ilegítimo, y que se multiplicarán las movilizaciones y los actos de solidaridad con los trabajadores despedidos y el STECSA, tanto a nivel nacional como internacional.
Fin Cerigua

Fuente: CERIGUA
Licencia: Creative Commons

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicidad