Publicidad

19 de octubre de 2016

Greenpeace encuentra pesticidas en productos de la alimentación escolar

Brasil
Vitor Abdala – Reportero de Agência Brasil


Un estudio realizado por la organización internacional no gubernamental Greenpeace encontró residuos de plaguicidas en el 60% de las muestras de alimentos recogidos de una empresa suministradora de alimentos para escuelas municipales de Río de Janeiro.

Para realizar el sondeo, la organización compró 40 kilos de alimentos de una de las seis empresas que suministran alimentos escolares a la Secretaría Municipal de Educación.

La empresa en cuestión provee alimentos a 171 escuelas en 24 diferentes barrios de la ciudad. Después de adquirir los alimentos, las muestras fueron divididas en 20 lotes de dos kilogramos cada uno y remitidas al Laboratorio de Residuos de Pesticidas del gobierno departamental.

En 12 de las 20 muestras se detectó la presencia de residuos de plaguicidas, incluyendo las de arroz y frijoles. En dos muestras de col (10% del total) se encontró un producto químico prohibido en el país por la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria: el metamidofos.

En otros siete lotes (35% del total) de frijoles, pepinos y pimientos, los técnicos encontraron el plaguicida benfuracarb, cuyo uso está prohibido en esos cultivos. Cuatro muestras tenían residuos por encima del límite máximo permitido.

Siete lotes contenían dos o más pesticidas. En las muestras de pimiento amarillo se detectó la presencia de siete pesticidas diferentes.

Agricultura familiar

Según Rafael Cruz, coordinador de la campaña de agricultura y alimentación de Greenpeace, entre las medidas que podrían tomar la municipalidad para mejorar la calidad de los alimentos se incluye la compra de productos provenientes de la agricultura familiar (que tiende a utilizar menos pesticidas que los grandes productores), el fomento a los agricultores de la ciudad y la realización periódica de pruebas en los productos adquiridos.

“Ya que son responsables de lo que ponen en el plato de los niños de las escuelas públicas, las autoridades municipales deberían realizar pruebas de tiempo en tiempo, aunque fueran de muestreo, para saber que se está sirviendo ”, dijo Cruz.

De acuerdo con Greenpeace, la ciudad de Río de Janeiro sirve aproximadamente 224 millones de comidas por año a alumnos de escuelas públicas. En 2014, de los US$ 17,2 millones invertidos en alimentos para ese fin, no se destinó ni un solo centavo a productos de la agricultura familiar.

Traducción: Lucas Magdiel

Fuente: Agência Brasil
Licencia: Creative Commons


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicidad