Publicidad

12 de octubre de 2016

El Parlamento Europeo pide regular sustancias como el Bisfenol A

El Bisfenol A es un disruptor hormonal que diversos estudios relacionan con varios tipos de cáncer y daños en el sistema reproductor. España es uno de los grandes productores de esta sustancia.
La presencia de Bisfenol A es muy común en las botellas de agua./ Diagonal

Pablo Fernández Fernández, Madrid

El Parlamento Europeo aprobó –por 559 votos a favor, 31 en contra y 26 abstenciones– una resolución no vinculante, el pasado jueves, apelando a la Comisión Europea en Bruselas a la armonización del reglamento de seguridad sanitaria. “Así nos aseguramos de que los materiales que están en contacto directo con la comida son seguros”, dijo la eurodiputada Christel Schaldemose. “Sabemos por diversos estudios que el envasado está causando problemas de salud”, añadió. Las sustancias que se incluirían en este reglamento incluyen el Bisfenol A (BPA).

El Bisfenol A es el más conocido de los disruptores endocrinos (EDCs), o alteradores hormonales, que puede modificar el equilibrio hormonal de numerosas especies. Se utiliza para crear policarbonatos plásticos y se encuentra en envases de alimentos, botellas de agua o incluso CDs. Puede entrar en contacto con el organismo mediante los propios alimentos o mediante los envases, por ejemplo con la reutilización de botellas de plástico.

Numerosos estudios alertaron sobre su relación con diversos cánceres (de mama, ovarios, próstata…), daños en el sistema reproductor (peor calidad de semen, pubertad precoz…), enfermedades metabólicas (diabetes, obesidad…), cardiovasculares, déficits cognitivos o de conducta (hiperactividad, pérdida de memoria, dificultad en el aprendizaje). Estos efectos podrían aparecer en la descendencia.

Los niños son el colectivo más vulnerable, ya que los alteradores hormonales como el Bisfenol A pueden actuar con dosis muy bajas y, en las primeras etapas de la vida, pueden provocar lesiones irreversibles, según Ecologistas en Acción. En 2011 la Unión Europea prohibió su uso en biberones.

En el mismo año, la Agencia de Seguridad Alimentaria de Francia (ANSES) afirmó que era necesario reemplazarlo cuanto antes. Dos años más tarde, la OMS publicó un informe alertando sobre los riesgos y, en el mismo curso, Francia prohibió el uso de dicha sustancia en materia alimentaria a partir de 2015. Por el contrario, la Agencia Europa de Seguridad Alimentaria (EFSA) publicó el año pasado que el Bisfenol A no es peligroso para la salud.


España es uno de los grandes productores de Bisfenol, con una fábrica en Cartagena perteneciente a la empresa saudí Sabic. La Sociedad Española de Salud Pública (SESPAS) publicó que en España hay mayor presencia de Bisfenol A respecto a otros países. Alrededor de 3.800 profesionales científicos han pedido a la Comisión Europea una regulación más estricta al respecto. La Fundación Vivo Sano promovió, junto a diversas organizaciones, la campaña Hogar sin Tóxicos, en la que se incluye la retirada del Bisfenol A. Por su parte, Ecologistas en Acción ha publica el informe Directo a tus hormonas, guía de alimentos con más presencia de disruptores hormonales.

Fuente: Diagonal
Licencia: Creative Commons

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Publicidad