Publicidad

26 de agosto de 2016

¡Paren la matanza de aves en el Delta del Llobregat! [ Ciberacción]

Change.org: patos
Plataforma S.O.S. Delta del Llobregat
España


En los últimos 4 años se han abatido decenas de miles de aves y otros animales en el Delta del Llobregat. Firma la petición para proteger a las aves de uno de los espacios más ricos en biodiversidad de toda España.

¡¿300 cazadores disparando sin tregua en el corazón de la zona más poblada de Cataluña?! Esto está pasando al delta del Llobregat, uno de los espacios más ricos en biodiversidad de todo el país.

El Delta del Llobregat, el humedal más importante de la provincia de Barcelona, sobrevivió al cemento de Eurovegas gracias a la indignación de la ciudadanía, que se lo hizo suyo. ¿Será su destino final convertirse en el coto privado de los cazadores de la metrópoli que no quieren hacer unos cuantos km para practicar este macabro “deporte”?

Con la excusa de unas supuestas pérdidas agrícolas que no se tienen que demostrar, la Generalitat está dando centenares de permisos de caza “excepcionales” en zonas de seguridad, que de excepción han pasado a norma: se caza durando todo el año, incluso en las zonas protegidas, durante la época de cría de las aves, sin ningún control de las administraciones que garantice que se respetan los requerimientos de los permisos especiales. Se habla de decenas de miles de aves y otros animales abatidos durante los últimos 4 años.

Las cacerías se hacen a pleno día, en medio de zonas muy transitadas. Recordamos que el Delta, además de una zona super-poblada (casi un millón de habitantes) es un espacio de recreo donde pasan cada día miles de peatones y ciclistas, y se hacen visitas de escolares. Ya se han producido incidentes, como lluvias de perdigones encima de peatones y coches de la policía urbana. ¿Tenemos que esperar que haya heridos para reaccionar?

Muchas de las batidas se hacen junto a las pistas del aeropuerto, de manera que las aves escapan de los disparos entrando a la zona de seguridad, con el peligro que esto supone.

Además está poniendo en peligro a especies protegidas, puesto que se caza en ecosistemas sensibles del Delta, incluso en las reservas naturales parciales, y sin un control real de las especies abatidas. De hecho han conseguido casi extinguir una especie tan común y familiar como el ánade real (que ha pasado de 3.123 efectivos invernantes en 2002 a 191 en 2015).

Queremos un Delta vivo, un tesoro de nuestra biodiversidad, reserva necesaria de naturaleza y paisaje para el goce de la ciudadanía y para la educación ambiental, un gran pulmón y también la huerta de Barcelona. Pero, ¿a qué precio? ¿Queremos comer verduras, las emblemáticas alcachofas del Prat, los espárragos de Gavà, siendo cómplices a la vez de esta masacre?

La caza no es una gestión, es el fracaso de la gestión. Pedimos una moratoria de los permisos, hasta que se haga un estudio científico del impacto ambiental y social de las medidas que se están tomando.


Change.org vía email

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicidad