Publicidad

13 de julio de 2016

Programa Más Médicos completa tres años de lucha en Brasil

La iniciativa puede ser afectada por los cambios propuestos por el Consejo Federal de Medicina y el Ministerio de Salud
El programa Más Médicos, beneficia 63 millones de personas en 4.058 municipios de todo el país / Karina Zambrana /ASCOM/MS

Gisele Brito
São Paulo, Brasil

Objeto de polémicas desde su lanzamiento, el programa Más Médicos completó tres años el ultimo viernes (8) y, a pesar de la evaluación positiva de la población beneficiada y de los órganos internacionales, aún sufre ataques y puede ser des-caracterizado por los cambios propuestos por el Consejo Federal de Medicina (CEM) al Ministerio de Salud.

A fines del mes pasado, miembros del órgano que representa a los médicos participaron de una reunión con el ministro interino de Salud, Ricardo Barros, y reivindicaron que el programa acepte apenas médicos brasileños. Antes del encuentro, Barros ya había señalizado ser a favor del cambio. La medida, sin embargo, es una de las principales amenazas para la continuidad del programa.

Actualmente, la participación de profesionales extranjeros es esencial para el tratamiento de las regiones más vulnerables del país, donde el 99% del contingente médico que atiende a los distritos indígenas y a la mayoría de los municipios con más del 20% de la población en extrema pobreza son cubanos, según los datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPAS). Los profesionales del país caribeño son los principales objetos de críticas, xenofobia y racismo en torno al programa.

En total, el programa Más Médicos, beneficia 63 millones de personas en 4.058 municipios de todo el Brasil, reduciendo las filas de espera en un 89%, según el Grupo de Desarrollo de la ONU.

La Opas apunta que el programa es responsable por un “aumento significativo en la disponibilidad de médicos” en atención básica de salud del país, con un aumento del 33% en la media de consultas por mes y del 32% en las visitas de médicos a domicilios, registrando una satisfacción del 95% de la población atendida en el ámbito del programa. La mayoría cuenta con el trabajo de médicos extranjeros, que suman el 73% del total de profesionales participantes.

Según un estudio realizado por la Universidad Federal de Minas Gerais y por el Instituto de Pesquisas Sociales, Políticas y Económicas de Pernambuco, con 14 mil usuarios en casi 700 municipios del país, el 95% de los usuarios manifestaron estar satisfechos o muy satisfechos con la atención brindada por los médicos del programa.

Formación

Antes de ser apartada del cargo, la presidenta Dilma Rousseff publicó una Medida Provisoria (MP) prolongando por más de tres años la permanencia de los profesionales extranjeros en el país, ya que la ley que instituyó el programa daba plazo para que la actuación de los profesionales en Brasil sea realizada sin la revaluación de los diplomas. Caso la MP no sea aprobada en 120 días, los médicos extranjeros tendrán que interrumpir sus actividades.

Después de la pose de los ministros interinos del gobierno provisorio de Michel Temer, el Ministerio de Salud divulgó una nota afirmando que el programa será mantenido y que los médicos extranjeros podrían atender en locales donde los profesionales formados en Brasil no quisieran actuar.

Sin embargo, a 65 días de la promulgación, la Medida Provisoria aun está siendo evaluada por una Comisión Mixta en el Senado, en la cual 28 enmiendas al texto original fueron propuestas. En la evaluación del profesor de la Universidad Federal de Paraíba y uno de los supervisores del programa, Felipe Proença, algunas de esas enmiendas son capaces de des-caracterizar al programa, que, ademas de las atenciones de emergencia, prevé la estructuración de la atención y la creación de nuevos parámetros para la formación médica.

“Existe un proyecto que fue aprobado en la Comisión de Seguridad Social que vuelve a la antigua lógica de creación de cursos de Medicina, en que diputados o alcaldes creyeron que tenia que abrir el curso allí, independiente de la necesidad social, de si el local tiene condiciones, o si ya existen muchos médicos [en la región]. El proyecto de ley retira toda la reglamentación que el Más Médicos hace en relación a los cursos de Medicina y modifica el formato de acceso a la residencia médica, acabando con la necesidad en el área de Medicina de Familia, que es el área de mayor necesidad en el Sistema Único de Salud. Entonces, creo que esa es la primera gran amenaza que ya venia siendo articulada por el Congreso desde el año pasado”, explicó.

La implementación del Más Médicos estableció nuevos criterios para la apertura de cursos, pasando a exigir una proporción de vagas y número de médicos inferiores a la media nacional. Eso garantiza que la apertura de cursos ocurra en locales donde hay necesidad. La media nacional de médicos cada 100 mil habitantes es de 1,95 o 2,02 llevando en consideración médicos con registros en más de un estado. El Distrito Federal, por ejemplo, tiene 4,28 médicos a casa 100 mil habitantes y Maranhão [nordeste de Brasil], 0,79. “La institución privada por si sola tiene que mantener los cursos donde ellos ya existen, para conseguir más lucros”, resalta Proença.

Otro dispositivo amenazado es que los cursos ahora sólo pueden ser abiertos en locales donde haya una evaluación previa realizada por el Ministerio de la Educación y donde tenga los servicios de salud, como hospitales, puestos de salud y centros de atención psicosocial de la localidad.

Esos criterios fueron responsables, por primera vez en la historia, por haber más cursos de Medicina en los interiores del país que en las capitales. “Son criterios que demuestran que es posible modificar la distribución de los cursos y no dejar al gusto del lucro los criterios para abrir facultades de medicina. Son dos aspectos estructurales a largo plazo del programa”, ponderó.

Vuelta atrás

La vuelta atrás del Ministerio de Salud, expresa en la nota oficial, tiene que ver con la presión realizada por los alcaldes del país. El salario de los médicos ligados al programa es pagado por el Gobierno Federal y cabe a los municipios apenas costear los gastos de la alimentación y vivienda de los profesionales oriundos de otras ciudades y países.

Las ciudades mas pobres tienen dificultades para hacerse cargo de los pagos, por eso apoyan el proyecto. El 4 de julio, durante una reunión del Consejo Político de la Confederación Nacional de Municipios (CNM), el presidente de la entidad, Paulo Ziulkoski, afirmó estar preocupado con la amenaza del fin del programa.

“La salud, que ya es crítica en todo el país, quedará aún peor, porque el programa de salud puede desaparecer y los municipios no tendrán condiciones financieras de mantener a los profesionales de salud solos”, declaró.

Rotación

La dificultad de pagar y mantener a los médicos en las ciudades más pobres del país, ademas de argumentar la falta de seguridad en las periferias de las grande ciudades, también imponen una rotación alta de profesionales, lo que tiene un impacto en la calidad del tratamiento.

“Yo y otros dos médicos del programa estamos en la UBS [Unidad Básica de Salud] hace tres años. Los pacientes relatan que antes no paraban médicos aquí. Eso hace mucha diferencia porque los médicos ya conocen a los pacientes, saben el histórico de ellos”, afirma la médica de Recife, capital del Pernambuco (región nordeste de Brasil), Renata Almeida, de 33 años.

En función del programa, ella se mudó para Goiânia (GO), donde atiende en una UBS de una barrio periférico con alta vulnerabilidad social. “Ya tuvimos enfermeras agredidas por pacientes drogados, falta de materiales. Pero nada de eso impide que yo realice mi trabajo, que es muy importante”, defiende.

“La falta de continuidad impide al médico de conocer al paciente por entero”, puntuó Federico Soares Lima, ex-consejero municipal de Salud de la ciudad de São Paulo y miembro de la coordinación de la Unión de los Movimientos Populares de Salud .

“El Más Médicos va a contramano de eso, porque está más ligado al concepto de Salud de la Familia, al cuidado integral. Y los médicos extranjeros, especialmente los cubanos, tiene un abordaje más humano de lo que es cuidar de los pacientes”, agregó.

*Traducción: María Julia Gimenéz

Fuente: Brasil de Fato
Licencia: Consultar en su web

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicidad