Publicidad

30 de julio de 2016

Linda Saja...

Foto: UNRWA
Raquel, UNRWA España

Hoy he leído esto: 'Gaza es un lugar que te abre el alma, te llena de humanidad y te desgarra la mirada'. Y es cierto. Tan cierto que duele. Las estadísticas, números y porcentajes sobre Gaza nos golpean, en cada información sobre la zona. Pero sabes? Gaza no es solo el icono de lo que el ser humano puede llegar a hacerle a otro ser humano. De la injusticia. Gaza son personas. En concreto 1,8 millones; de ellas 1,2 refugiados. Y por ellos y para ellos, Gaza no es solo dolor. Gaza tiene que volver a ser esperanza.

Ante la barbarie de unos pocos, hay centenas de miles de personas dispuestas a sobrevivir. A vivir.

Me gustaría presentarte a Saja (la niña de la foto). Tiene 12 años. Vive en Gaza y viene a uno de nuestros coles. Saja, hace unos meses nos decía: "Dormir en casa me da miedo desde la ofensiva. En el cole me siento más segura". Ante esto solo podemos pensar en seguir trabajando. Para que Saja pueda seguir yendo al cole. Para que su familia tenga alimentos suficientes para sobrevivir. Para garantizar un hogar digno. Para llenar el futuro de Saja de esperanza. Sin guerras. Saja significa calma, serenidad... la merece.

Los retos se multiplican cada día. Un ejemplo: aunque ya han pasado 2 años desde la última gran ofensiva militar en Gaza, la Franja es una de las zonas con mayor número de artefactos explosivos aún en tierra. Pero estamos con ellos, y vamos a seguir ayudándoles, siempre gracias a ti.

Hoy día en Gaza más de 300.000 niños y niñas necesitan ayuda psicológica. Les estamos ayudando gracias a personas como tú. Pero además más de 930.000 personas acuden a nuestros centros de distribución de alimentos para poder alimentar a sus familias. Los centros de salud están desbordados y a nuestras 252 escuelas en Gaza acuden 240.213 niños y niñas refugiados. Pero no podemos seguir adelante solos.

Gaza necesita de una acción política internacional firme que al fin ponga fin al implacable bloqueo, que entra en su décimo año. Pero Gaza también necesita recuperar su esperanza. Y por ello, y para ello, tú  eres clave. No podemos hacerlo solos. Seguimos adelante, pero te necesitamos. Por favor, no dudes en hacer tu donativo y ayudarnos con ello a seguir salvando vidas.

Te hago llegar un fuerte y solidario abrazo y mi más sincero agradecimiento por tu ayuda.

Un abrazo,
Raquel Martí


UNRWA vía email

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicidad