Publicidad

9 de julio de 2016

LA LOMCE SIGUE GENERANDO POLÉMICA

La comunidad educativa protesta contra los directores 'a dedo' en los centros educativos de Madrid
La Consejería de Educación ha impuesto las direcciones de 47 centros educativos. Desde la FRAVM denuncian que la Administración está poniendo a gente de confianza en centros que han tenido una actitud crítica.
Captura de pantalla

Madrid, España
Ter García


La Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid ha designado “a dedazo” a los directores y directoras de hasta 47 centros de educación infantil, primaria, secundaria y especiales, según denuncian desde la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) y desde la comunidad educativa. Estos centros se encontraron, el pasado 1 de julio, con los nombres de sus nuevos directores, designados unilateralmente desde la Consejería. Desde entonces, varias de estos centros han convocado concentraciones y manifestaciones, la última de ellas, hoy mismo, en Leganés, frente a la Dirección de Área Educativa Madrid Sur. La comunidad educativa del CEIP Montelindo, en Bustarviejo, organizó un encierro en protesta por el cambio de dirección del centro. "La mayoría de las familias pensamos que el proyecto educativo tal y como se ha implementado en los últimos cursos, es muy beneficios para nuestros hijos y estamos aquí para defenderlo", explica uno de los padres de la comunidad educativa de este centro.

“Creemos que esta situación se va a dar en más centros”, explica a Diagonal Fernando Mardones, de la Comisión de Educación de la FRAVM y de la Plataforma por lo Público de Fuencarral. La elección unilateral de directores y directoras de los centros educativos viene con la puesta en marcha de la Lomce. “Antes los propios centros tenían capacidad para decidir a sus directores y directoras, era un proceso que considerábamos democrático”, señala Mardones.

Con el sistema derivado de la nueva ley educativa, es la Consejería quien asume la potestad para elegir la dirección de los centros educativos en torno a tres criterios: la calidad y viabilidad del proyecto que presenten los candidatos, la adecuación de la propuesta a las características del centro y su entorno educativo y la propuesta de organización interna. Criterios que, como también denuncian desde la Asociación de Directores de Instituto de Madrid (ADIMAD), “al resultar tan ambiguos pueden dar lugar a valoraciones dispares”. De hecho, según explica Mardones, varios profesionales de la enseñanza que han presentado proyectos para la dirección de centros en los que ya tenían años de experiencia se han encontrado con valoraciones de 0 puntos por parte de la Consejería de Educación.

“Creemos que hay una serie de motivaciones para esta elección de direcciones”, señala Mardones. El miembro de la FRAVM explica que hay algunas direcciones de centros educativos que han tenido una actitud crítica frente a las políticas de la Consejería de Educación en cuanto a mantenimiento, infraestructuras, personal docente o falta de recursos. “Muchos de estos centros se han posicionado en contra de la Consejería, y junto a la comunidad educativa, a sus ayuntamientos o juntas de distrito, y la Comunidad de Madrid lo que ha hecho es llevar a cabo el cese de esas direcciones y elegir a personal de su confianza. Mardones explica que, en otros centros en los que la Consejería ha nombrado a la nueva dirección, ha sido a raíz de la jubilación de su anterior director o directora. En esos casos, hasta ahora, el claustro consensuaba una propuesta de nuevo candidato o candidata a la dirección siguiendo una línea continuista con el anterior equipo, y eso funcionaba, era un democrático.

"La comunidad lo que ha hecho ahora es aprovechar la coyuntura para romper esa línea continuista y meter a gente de su confianza”. Otra tercera situación detallada por Mardones es la que ha sucedido en el centro Miguel Hernández, de Getafe, uno de los que lideran la protesta, en el que la salida de la dirección, que fue comunicada en fecha y hora, no se asumió, y el centro no presentó en plazo al nuevo candidato. “También aprovecharon para meter a una persona de su confianza”

La imposición de directores por parte de la Consejería de Educación afecta a centros de toda la región. Uno de los afectados es el centro José Bergamín, en Fuencarral, que ya a principios de este año protestaba ante decisión de su cierre por parte de la Comunidad de Madrid . “Es un centro de mayoría de etnia gitana con unas evaluaciones bastante positivas, por encima de la media de la comunidad”, explica Mardones. Finalmente, la Comunidad desistió en su intención de cerrar este centro educativo, pero, a pesar de su buen funcionamiento, la Consejería de Educación ha impuesto a un nuevo equipo de dirección.


Encierro colegio Montelindo - Diagonal

Fuente: Diagonal
Licencia: Creative Commons


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicidad