Publicidad

29 de julio de 2016

El sueño de una niña refugiada


María Ángeles de ACNUR

Para Barikan, que ha pasado su infancia como refugiada en Irak, su mayor sueño cuando era niña y vivía en un campo de refugiados era tener unas bailarinas blancas. Cuando se las pidió a su madre, la respuesta que le dio le cambió la vida para siempre, mostrándole el papel que puede llegar a tener la educación a la hora de hacer realidad los sueños. ¿Quieres saber qué le dijo?


Miles de niñas refugiadas sueñan con recibir educación y tener un futuro, al igual que Barikan. Tú puedes ayudarles a regresar a la escuela: colabora con ACNUR y contribuirás a que muchas niñas refugiadas reciban formación y tengan un futuro.

Muchas gracias por el tiempo que dedicas a leer nuestros emails.

Un saludo cordial,

María Ángeles Siemens
Directora General


ACNUR vía email

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicidad