Publicidad

26 de junio de 2016

Jornada de votación y un poco alucinada

RBlanco

Después de comer he ido a votar. En mi colegio electoral dos personas en la mesa -la otra supongo que iría a comer-. Votantes, mi hijo y yo. El censo de nuestro colegio electoral está en un poco más de quinientas personas y la cantidad de votos en urna sería, aproximadamente, un poco más cuarta parte de su capacidad. Posiblemente, calculando  a ojo, casi un 50% menos de los votos que acostumbra a haber.

Nadie representando a ningún partido. Le pregunté a los de la mesa y me dijeron que no había estado nadie.

Con lo que nos jugamos y no había interventores ni apoderados, ni na de na. O lo que es lo mismo, nadie para controlar que nuestros votos son contados y atribuidos a quienes votamos.

He sido interventora del PSOE desde que me hice militante hasta que dejé de serlo y siempre estuvimos dos interventores en cada mesa electoral, lo mismo que los demás partidos, además de un apoderado que las recorría todas y se iba informando de cómo transcurría la jornada electoral.

RBlanco

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicidad