Publicidad

6 de junio de 2013

Cuatro años, y parece ayer "En la Curva del Diablo"

Cajamarca. Perú
CNR


26 de mayo 2009. Alrededores de la "Curva del Diablo",
grupo de nativos se suman a la movilización 
(Foto de Ronar Espinoza)
Recuerdo que casi nadie le tomaba atención a la paralización que realizaban, desde el 9 de abril del 2009, las comunidades indígenas en rechazo a la Ley de la Selva (diez decretos legislativos y varias normas), en el marco del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.



Con el paso de las semanas, varias etnias de la Amazonía fueron claudicando en la lucha y solamente fueron quedando en pie los indígenas awajún y wampís en Amazonas, otros en la Provincia de la Convención en Cusco, y otros en Yurimaguas, región San Martín.

Caracterizados por su espíritu guerrero, los awajún y wampís caminaron cientos de kilómetros y fueron saliendo poco a poco desde Nieva, Cenepa, Río Santiago e Imaza, para tomar finalmente el 26 de mayo la zona denominada “curva del diablo”, mientras las rondas campesinas tomaban Chamaya en Jaén ( estos permanecieron solamente dos días).

26 de mayo 2009. Alrededores de la "Curva del Diablo", grupo de nativos se suman a la movilización. Desde aquel día, fueron diversos los hechos que se dieron, de manera especial las sendas mesas de diálogo con el gobierno central, que no daban frutos por ningún lado.

La impaciencia se hacía notar en los manifestantes, pues llevaban casi dos meses en su lucha, la misma que no fue desamparada por la población de las provincias cercanas, que comenzó a enviar víveres.

La madrugada del gobierno.-

Tras reuniones con autoridades policiales, políticas y religiosas el 4 de junio, los líderes indígenas acordaron retirarse el 5 de junio, y eso estaba haciendo cuando el contingente policial por orden expresa, ingresó por la parte alta de “la curva del diablo”.

Lo que viene después ya es sabido, 33 peruanos murieron y un mayor de la PNP quedó desaparecido; todo ello porque el gobierno decidió madrugar a un desalojo que no era necesario.

Una acción mezquina del gobierno alanista, que con su marcada indiferencia, su política del “perro del hortelano”, y sus calificativos hacia los indígenas como ciudadanos de tercera categoría, lo que trajo además de aquellas muertes, una enorme herida en la relación con las comunidades, tan marginadas desde siempre.

5 de Junio del 2009. Uno de los jóvenes muerto en la "Curva del Diablo"

Han pasado cuatro años y parece ayer, ya que en un estado centralista como el nuestro, el gobierno actual parece no haber aprendido nada de aquellos hechos, pues a pesar de haber promulgado la ley de consulta previa con su mano izquierda, con la mano derecha sigue firmando concesiones y amparando a las empresas.

Un gobierno que no aprende, que su rol es de garantizar la integridad de las personas, establecido en la misma constitución. Un estado indiferente que condena y quiere condenar a los indígenas, pero ampara a los responsables políticos de aquellos hechos.

Fuente: Blog de Ronar Espinoza - Periodista de Radio Marañón

Web: http://ronarespinoza.blogspot.com/2013/06/4-anos-y-parece-ayer.html?showComment=1370443726949#c8329970524894279137

Fuente: CNR


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicidad