Publicidad

28 de mayo de 2013

La religión no es evaluable en la mitad de la Unión Europea

El ministro de Educación, José Ignacio Wert, dice que la religión está en la mayor parte de las escuelas europeas, pero oculta los datos de en cuántos países puntúa para las medias y las becas.

España
eldiario.es

Andrés Gil


"La enseñanza de una modalidad confesional está en la legislación educativa de la mayor parte de los países euroopeos", ha afirmado este lunes el ministro de Educación, José Ignacion Wert, en una entrevista en la Ser (a partir del minuto 25.25). Y es verdad, pero lo que no ocurre en la mayor parte de los países europeos es que la religión sea computable como media para obtener becas como pretende el Gobierno.



Es cierto lo que dice el ministro, que "hay una diversidad de situaciones infinitas", pero básicamente, con la salvedad de Francia, donde la religión está excluida de las escuelas, hay dos opciones: o computa o no computa. Y España ha decidido que vaya a computar, como ya ocurrió con la no aplicada Ley de Calidad de la Enseñanza del Ejecutivo de Aznar.

Según el estudio de la Unesco Rasgos distintivos de algunos sistemas educativos, la enseñanza de la religión es así en los principales países europeos:

En España, hasta ahora, el modelo consiste en que la educación confesional está garantizada por el Estado, aunque sea opcional para
los estudiantes y no puntuable.

Alemania: La educación confesional es una parte obligatoria del currículo en la mayoría de los Länder, pero existe una asignatura alternativa de "ética" para el resto de alumnos. Las clases son optativas y computan.

Austria: Existe una asignatura de religión cristiana obligatoria para los niños y jóvenes cristianos, pagada íntegramente por el Estado.

Bélgica: Existe una asignatura de religión confesional pagada por le Gobierno así como una asignatura de humanismo laico, también pagada por le Estado.

Francia: No se enseña religión en las escuelas del sector público (80%de las escuelas) excepto en tres departamentos del noreste que pertenecían a Alemania antes de 1918. Sin embargo, pueden enseñarse aspectos de la educación confesional en otras asignaturas curriculares con vistas a expandir la cultura general de los estudiantes y la comprensión de acontecimientos mundiales.

Hungría: La educación confesional generalmente se ofrece en aquellas escuelas subsidiadas por organizaciones eclesiásticas.

Irlanda: La educación confesional está incluida en el currículo de la educación de nivel obligatorio, sin embargo, los estudiantes, en forma individual, podrán desistir de dicha educación.

Italia: Existe un currículo nacional establecido por ley para la educación de nivel obligatorio, y todas las escuelas deben ofrecer educación confesional. Los estudiantes, en forma individual, podrán desistir de dicha educación. Si deciden optar por la clase de religión, reciben puntuación y comentario, pero en una hoja aparte, y no dentro del boletín de notas de las demás asignaturas.

Países Bajos: Generalmente, la educación religiosa se imparte únicamente en escuelas confesionales. Libre elección.

Reino Unido: Las escuelas con subsidio estatal deben proporcionar educación confesional. Los estudiantes, en forma individual, podrán desistir de dicha educación.

Suecia: La educación confesional generalmente se ofrece en escuelas que reciben algún tipo de subsidio del sector privado, con frecuencia de un organismo de carácter religioso, si bien existe la posibilidad de acceder a una asignatura de religión confesional en los colegios públicos.

De acuerdo con un resumen difundido por el arzobispado de Pamplona y publicado por Forum Libertas, la división en la Unión Europea sobre la asignatura de religión y su alternativa sería así:

Enseñanza obligatoria y, por tanto, evaluable: Alemania, Austria, Dinamarca, Finlandia, Grecia, Luxemburgo, Malta, Noruega, Reino Unido, Rumania, Suecia, Turquía, Ucrania.

Libre elección o no evaluable: Bélgica, Bulgaria, Croacia, Eslovaquia, España, Países Bajos, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Polonia, Portugal, República Checa.

Un país curioso es Japón, conocido por su profunda espiritualidad: la educación moral es una asignatura por derecho propio y está presente en todos los aspectos de la vida escolar. Las escuelas privadas pueden incluir educación confesional en sus currículos, pero las escuelas con subsidio estatal no pueden hacerlo.

Fuente: eldiario.es
Licencia: Creative Commons



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicidad