Publicidad

8 de octubre de 2012

Italia: Monti debe poner fin a la segregación de romaníes -Ciberacción-

Amnistía Internacional
¡Actúa!

Miles de romaníes viven en campamentos y hacen frente cotidianamente a desalojos forzosos, segregación y discriminación.

“Mis hijos tienen derecho a un hogar. Así tendrán una vida diferente, un futuro. Todas las madres tienen sueños para sus niños. Cuanto más crecen, más sueños tengo para ellos”.
Madalina, mujer romaní residente en Milán.

Madalina, una mujer de 38 años de Rumanía llegó a Milán en 2003. Entre 2005 y 2008, ella y su familia vivieron en un campamento. En tres años sufrieron nueve desalojos forzosos. El último de ellos, dejó traumatizados a los menores, y uno de sus hijos sufre de graves problemas psicológicos desde entonces. Las autoridades nunca les facilitaron alojamiento alternativo alguno. Desde entonces fueron trasladándose de campamento en campamento y han sufrido otros 15 desalojos forzosos perdiendo todas sus posesiones, incluyendo los materiales escolares de los niños. Madalina solicitó una vivienda social, pero se le ha denegado por no contar con una prueba de residencia de cinco años consecutivos en la ciudad.

Tener que vivir en campamentos es una realidad para muchos romaníes. En lugar de ayudar a que las personas vivan en condiciones más dignas, las autoridades están desalojándoles forzosamente, avisándoles con tan poca antelación que no pueden recoger sus pertenencias. Muchas veces no se les ofrece un alojamiento alternativo, lo que les obliga a construir una nueva chabola en otro lugar o a terminar sin casa.

Otras veces, se les traslada a campamentos “oficiales” en zonas aisladas. Segregadas del resto de la población, rodeadas de vallas y cámaras, con grandes dificultades para acceder incluso a las escuelas y a una atención médica.

Ambas medidas son formas de discriminación, y la discriminación está prohibida por el derecho internacional.

En febrero de 2012, el gobierno italiano presentó a la Comisión Europea una estrategia nacional, comprometiéndose a poner fin a la segregación y a promover la inclusión de las personas romaníes. Han pasado seis meses y las autoridades no han cumplido su palabra.

Escribe a Mario Monti para que ponga fin a la segregación de las personas romaníes.

Fuente: Amnistía Internacional España

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicidad