Publicidad

11 de octubre de 2012

CACEROLAS CONTRA LA DEUDA EL 13 DE OCTUBRE

DÍA DE ACCIÓN TRASNANACIONAL POR LA JUSTICIA SOCIAL

España
Periódico Diagonal
Redacción Web


Un miembro del Grupo de trabajo de Economía explica los motivos para la manifestación del 13 de octubre con el lema "no debemos, no pagamos".
Cacerolada en Barcelona durante una junta de accionistas de La Caixa.
Foto: Bárbara Boyero
La última rebaja por parte de la agencia Standard & Poor’s ha llevado al 5,94% el interés que cobrarán los inversores en deuda española a 10 años. Como en anteriores degradaciones del ’rating’ español, o del "riesgo país", como se conoció al indicador durante las crisis de la deuda en América Latina, la rebaja en la calidad de la deuda española implica inmediatamente que a las empresas y al Gobierno español les costará más financiarse y, como en el caso del proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2013, esto supondrá dedicar más dinero al pago de los intereses y el montante de la deuda y menos dinero al gasto público en partidas como pensiones, desempleo o sanidad.

Se trata de uno de los ejemplos que llevan a distintos grupos del movimiento 15M a convocar este sábado una cacerolada contra la deuda dentro del día de acción global que se convoca en decenas de ciudades con el nombre de Global Noise. “La deuda es solo una excusa para imponer recortes, privatizaciones y reformas, un paso más en una estafa”, dice el manifiesto de la convocatoria que, con el lema "No debemos, no pagamos" en Madrid llevará de la plaza de Emilio Castelar (cerca de la sede de la Unión Europea) hasta la Puerta del Sol.

Carlos, un economista que participa en el Grupo de Trabajo de Economía que nació de la acampada de la Puerta del Sol, explica la centralidad de la deuda para entender la lógica de los recortes. “En septiembre del año pasado PP y PSOE acordaron incluir en la Constitución el pago de la deuda como prioridad en el gasto público. La deuda aumenta por las ayudas a la banca, y los ingresos del estado son bajos por los privilegios en el pago de impuestos que se conceden a grandes fortunas y empresas, así como por el elevado fraude fiscal que estas realizan. La solución que se propone, como única alternativa posible, es la de los recortes y privatizaciones”, argumenta. Según los últimos datos del Banco de España, la deuda pública supone apenas un 19% del total de la deuda acumulada por la economía española, que fundamentalmente implica a la banca (que acumula ella sola un 32%), empresas y hogares, un argumento muy destacado en los grupos por la auditoría de la deuda que sin embargo está siendo cuestionado la prensa económica internacional, que recela de las cuentas públicas españolas.

“Efectivamente, puede ser cierto que la deuda de ayuntamientos y comunidades autónomas españolas sea mayor de lo que admiten”, concede Carlos, que no obstante relativiza el dato. “Lo mismo ocurre de hecho en los países de nuestro entorno. Y lo importante es saber cómo se ha generado esa deuda”, apunta. A julio de 2012, la banca española ha recibido 208.000 millones de euros en ayudas públicas, “720.000 millones de euros si se incluyen los datos del BCE”, entre la adquisición directa de activos tóxicos (inmuebles y suelo devaluado) en manos de las entidades, préstamos, avales y otras líneas de financiación.

“El discurso es que el Estado no se tendrá que hacer cargo del principal del reciente rescate europeo a la banca española por valor de 100.000 millones de euros, sino que lo tendrán que asumir los bancos, pero esto es dificil de creer”, asegura este economista. De nuevo según el Banco de España, las entidades españolas debían en julio 412.000 millones de euros. “Con ese nivel de deuda, volverán a decir que para poner en marcha la economía debe reanudarse el crédito, y será el propio Estado el que termine devolviendo el dinero, o sea, los ciudadanos con sus impuestos, a costa de recortar aún más aquellos gastos realmente necesarios para cubrir las necesidades de la población”, pronostica.

El GT de Economía está recopilando todos estos datos a partir de fuentes oficiales (sobre todo, el Banco de España y el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) para divulgar en el marco de la campaña Desmontando Mentiras los motivos del crecimiento de la deuda española. Una lógica que, según los convocantes de la cacerolada-manifestación del sábado, se ve reforzada por la puesta en marcha del MEDE (el mecanismo permanente europeo para el rescate de la banca), que ha arrancado esta semana con 500.000 millones de euros en fondos disponibles para inyectar en aquellos países con problemas de financiación.

Los estados que soliciten la asistencia del MEDE se someterán a una estricta condicionalidad con nuevas medidas de ajuste macroeconómico, impuestas por la troika (CE, BCE y FMI). Una asistencia financiera que “se nutrirá de fondos públicos y de otros provenientes de entidades financieras y fondos de inversión privados, lo que supone una vez más convertir en negocio de las élites la inestabilidad económica que ellas mismas provocan”, denuncian.

El ’no debemos no pagamos’, un paraguas contra la dispersión

El recorrido de la convocatoria puede funcionar como un indicador del nivel de organización actual de las asambleas y grupos de Trabajo del 15M en Madrid. El Global Noise del 13 de octubre ha sido impulsado en las redes internacionales surgidas en torno a la convocatoria del 15 de octubre de 2011 y toma forma en junio de 2012 con la creación de un grupo de trabajo específico de carácter transnacional. No obstante, la convocatoria se ha relacionado con redes que trabajaban ya previamente en torno a las temáticas de la deuda y los procesos de auditoría.

Así, de una primera asamblea pública celebrada el mismo día de la petición de rescate por parte del Gobierno de Rajoy surgió un grupo de trabajo que ha impulsado agendas de movilizaciones más unitarias en torno a la cuestión del rescate y la deuda. Este grupo, llamado Re-Acción Ciudadana, ha juntado en sus últimas reuniones a representantes de más de una veintena de grupos, tanto asambleas populares como grupos de trabajo o plataformas contra la deuda, todo ello en un momento de fuerte dispersión política.

Al margen de la manifestación del sábado, durante toda la semana se están programando actos en torno a la deuda. Esta semana de la deuda está convocada en España por la Plataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda, en el ámbito internacional desde hace años por el Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo y este año también por la Red Internacional Auditoría Ciudadana, que ha nacido la pasada primavera.

Fuente: Periódico Diagonal
Licencia: Creative Commons
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicidad