Publicidad

9 de septiembre de 2012

Las autonomías del PP ignoran al Tribunal Supremo

SEGREGACIÓN: MANTIENEN LAS SUBVENCIONES

España
Periódico Diagonal

TOMÁS MUÑOZ / REDACCIÓN

SEGREGACIÓN El ministro Wert apuesta por cambiar la legislación. 
Foto: Edu León
La Sala Tercera del Tribunal Supremo ha dado la razón a la Junta de Andalucía y al anterior Gobierno de Cantabria que negaron el concierto a dos colegios en los que se imparte educación diferenciada por sexo. En ambas sentencias, el Supremo confirma las resoluciones de estas dos comunidades autónomas en torno a la denegación del concierto y la no renovación del mismo. Considera el alto tribunal que dicha subvención incumple con el artículo 84.3 de la Ley Orgánica de Enseñanza (LOE), el cual enuncia que “en ningún caso habrá discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición”.

La Sala Tercera del Tribunal Supremo ha dado la razón a la Junta de Andalucía y al anterior Gobierno de Cantabria que negaron el concierto a dos colegios en los que se imparte educación diferenciada por sexo. En ambas sentencias, el Supremo confirma las resoluciones de estas dos comunidades autónomas en torno a la denegación del concierto y la no renovación del mismo. Considera el alto tribunal que dicha subvención incumple con el artículo 84.3 de la Ley Orgánica de Enseñanza (LOE), el cual enuncia que “en ningún caso habrá discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición”.

Sin embargo, las autonomías controladas por el Partido Popular han decidido hacer oídos sordos a esta sentencia y continuarán financiando los 60 centros de este tipo que operan en el Estado. El consejero de Educación del Gobierno de Navarra, José Iribas, se ha excusado afirmando que la sentencia se refiere “a supuestos concretos que no son el de Navarra”, comunidad que cuenta con dos de estos colegios concertados.

El ministro de Educación, José IgnacioWert, ha anunciado su intención de modificar la ley señalando que no es preciso “tocar” la descripción de las causas de discriminación del artículo 84 de la LOE, pero sí “es posible hacer una referencia explícita a que esta modalidad de oferta educativa no tiene por qué suponer ni discriminación ni segregación”.

Para Francisco Delgado, de Europa Laica, con esta postura “el ministro olvida el artículo 14 de la Constitución, que establece la no discriminación por género, religión, opinión o lugar de nacimiento”. Desde esta organización consideran que es una “sentencia saludable, pero el problema de fondo es que se están financiando centros dogmáticos católicos con el dinero público mientras se degrada la educación pública”.

Críticas a la diferenciada

Un informe realizado por el Observatorio de Igualdad de Género de CC OO muestra que estudiar en alguno de los 22 centros segregados que hay en Madrid no garantiza sacar los mejores resultados. El informe advierte de que el rendimiento escolar no debe reducirse a las notas y conocimientos académicos, pero aun así entra a estudiar los resultados obtenidos en la prueba de conocimientos de 6º de primaria, realizada por la Comunidad.

Según la comparativa realizada, sólo tres de los 22 colegios que diferencian por sexo obtienen la mejor nota de su zona. Además, 15 de ellos obtuvieron calificaciones inferiores a las obtenidas en sus respectivas zonas por el centro público que mejor nota obtuvo.

Para Raquel (Lucas) Platero, docente en educación secundaria, “los supuestos datos que se manejan en este debate están obviando cuestiones clave como que este tipo de escuelas son privadas o concertadas, donde hay un sesgo de clase social”. Además, apunta que “la escuela segregada es sexista, transmite valores erróneos sobre las capacidades de las chicas y los chicos. Es un lugar de socialización básica, segregarla es hacer del proceso educativo una burbuja irreal”, lo que convierte “el aprendizaje en un terreno abonado para que se reproduzcan los estereotipos e ideas erróneas sobre el sexo expulsado de su escuela”. Platero concluye con que “las destrezas que niños y niñas necesitan desarrollar no son ni masculinas ni femeninas, ni son radicalmente diferentes”.

Fuente: Periódico Diagonal
Licencia: Creative commons

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicidad