Publicidad

17 de enero de 2012

Velo corrido

Un análisis a fondo de la UE y sus estrategias frente a las crisis actuales

Radio Mundo Real
Audio -10`42"


Un informe denominado “Agroecología para enfriar el planeta” y presentado en diciembre en Durban, Sudáfrica, durante la COP-17 de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, alerta que el actual sistema agroalimentario es responsable de más del 35 por ciento del total de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial.

El estudio asegura que la agroecología podría reducir las emisiones que actualmente se generan en el sector agrícola. El cambio de sistema implica “una producción y comercialización a muy pequeña escala, canales cortos y sobre todo una diversificación de la agricultura”, en contraposición con el modelo de los monocultivos. Así lo explicó a Radio Mundo Real el ambientalista Tom Kucharz, de la organización española Ecologistas en Acción, responsable del nuevo estudio.

“En Europa todavía tenemos muchísimas posibilidades para volver a una agricultura con campesinas y campesinos”, dijo Kucharz, en sintonía con los planteos de La Vía Campesina. “Eso significaría cambiar la Política Agraria Común y apostar por la soberanía alimentaria”, agregó, lo que generaría “millones de empleos” a través de un sistema sin “grandes monocultivos ni terratenientes” y con “intercalación de agricultura (con muchos granos) y ganadería sostenibles extensivas”.

Radio Mundo Real entrevistó a Kucharz en el marco de la COP de Clima en Durban y allí el activista habló del nuevo trabajo de Ecologistas en Acción y se lamentó por la actual intensificación de la agricultura industrial a nivel mundial. No obstante, gran parte de la charla se centró en el rol de la Unión Europea (UE) en las negociaciones de cambio climático y frente a otras crisis.

“La UE intenta desde hace muchos años aparecer en las grandes cumbres internacionales como el preocupado por el tema medioambiental. Y claramente tenemos que señalar que la UE es parte del problema y no de la solución”, empezó diciendo Kucharz. Es que sus “políticas públicas de transporte, energía, las políticas comerciales, de inversiones, la promoción de la penetración de las grandes transnacionales europeas en el mundo, claramente han provocado la mayor crisis ambiental”, explicó.

El activista español consideró que el bloque europeo llegó a Durban con la intención de colocarse como el líder de las tratativas de clima y por eso asumió un “compromiso político” de cara a un nuevo período del Protocolo de Kioto, único tratado legal que obliga a las naciones ricas a reducir emisiones. Pero ese compromiso no se condijo con los recortes de emisiones escasos propuestos por la UE y además se presentó con importantes condicionantes: más mercados de carbono y falsas soluciones (ese propio mercado, transgénicos, monocultivos forestales, energía nuclear, entre otras).

Para Kucharz no hay dudas: la UE sólo busca asegurar nuevos mercados ambientales en el sector servicios (industria de la energía renovable) para sus corporaciones transnacionales. “Si la UE realmente tuviese voluntad política (para enfrentar la crisis climática) tendría que cerrar las plantas térmicas de carbón, dejar de importar, extraer y quemar carbón, tendría que reducir radicalmente el uso de energía fósil y otros recursos naturales, cambiar sus políticas agrarias”, dijo el ambientalista. “Y si realmente hubiese voluntad política, la UE tampoco seguiría con los mecanismos de compensación, las falsas soluciones como los Mecanismos de Desarrollo Limpio (MDL) o su mercado de carbono”, agregó.

El activista de Ecologistas en Acción evaluó que el mercado de carbono de la UE “ha fracasado” y alertó que ese bloque aumentó sus emisiones de dióxido de carbono más de un cinco por ciento en 2010.

Aprovechamos para consultar al ambientalista sobre la propuesta (sobre la mesa en Durban) de incluir la agricultura a los mercados de carbono. En ese momento Kucharz calificó la iniciativa como una nueva “falsa solución”, y agregó que amenaza con nuevos desplazamientos forzados masivos de poblaciones indígenas y campesinas por parte de empresas inmersas en los mercados de carbono y agrícolas.

Kucharz también se refirió a la forma en que el bloque europeo ha enfrentado la crisis económico-financiera en los últimos años, desde una España que ha visto inmensas movilizaciones populares de rechazo a las medidas de ajuste gubernamentales, al igual que sucedió en varios países. “Estamos viendo un golpe de Estado de los mercados financieros, estamos viendo un golpe de Estado tecnócrata en la UE”, consideró el activista. “De Goldman Sachs, uno de los bancos de inversiones más grandes del mundo, que han provocado la crisis financiera y también están causando volatilidad en los mercados de los alimentos por especular con la agricultura y la alimentación en el mundo, vienen varios de los dirigentes que ahora han sido nombrados jefes de Estado en Grecia, Italia, o presidente del Banco Central Europeo”, señaló. “Esta es la realidad que tenemos ahora mismo en la UE, que sigue los intereses de los grandes bancos del sistema financiero”, criticó.

Según cifras brindadas por el ambientalista español, la UE ha gastado en los últimos años, desde 2008, 4,3 billones de euros (millones de millones, lleva doce ceros) “para rescatar el sistema financiero capitalista, las grandes multinacionales y con ayudas públicas a la banca privada”.

En esta misma línea, Kucharz presentó otra cifra escandalosa. “Nosotros siempre reiteramos: 487.000 millones de dólares al año gastan los países más ricos en subvenciones públicas a los combustibles fósiles”. “Ese dinero tiene que ir a la lucha contra el cambio climático y a las reparaciones de la deuda ecológica y climática que la UE tiene con los países del Sur”, fustigó.

Fuente: Radio Mundo Real
Licencia: Creative Commons

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicidad