Publicidad

7 de enero de 2012

La destrucción del Norte

Estados Unidos y el Banco Mundial en negociaciones de la ONU “antidemocráticas”

Radio Mundo Real


Estados Unidos juega un papel destructivo en las negociaciones de Naciones Unidas (ONU) sobre cambio climático y varios países desarrollados usan su accionar de excusa para no asumir compromisos importantes, consideró la activista estadounidense Karen Orenstein.

La representante de Amigos de la Tierra Estados Unidos alertó además sobre el rumbo del Fondo Verde para el Clima, que según su letra actual favorecería el acceso del sector privado al financiamiento climático, y sobre las “batallas” que se vienen para dirimir si el Banco Mundial manejará o no ese fondo. Por último se despachó: trabajar en el espacio de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático es “increíblemente frustrante”, dijo.

Radio Mundo Real entrevistó a Orenstein antes del final de la COP-17 de la ONU sobre Cambio Climático en Durban, Sudáfrica, que terminó el 11 de diciembre. “El rol de Estados Unidos en estas negociaciones se puede describir en una palabra: destructivo”, empezó diciendo la activista. Agregó que ese país no quiere compromisos de reducción de emisiones contaminantes, ni asegurar financiamiento climático para los Estados más afectados, ni que otras naciones adopten acciones más ambiciosas.

El comportamiento de Estados Unidos, uno de los principales responsables del cambio climático, es utilizado por otros países desarrollados para escaparse de sus compromisos. Es el caso de Canadá, Australia, Japón y la Unión Europea (UE), que se presenta a sí misma como “progresista” en la lucha contra la crisis del clima. “Lo (poco o nada) que hace Estados Unidos hace parecer a la UE progresista, pero no lo es”, señaló Orenstein, que cuestionó el accionar de las potencias que se esconden tras el negativo rol estadounidense.

La ambientalista sigue desde hace varios años muy de cerca las negociaciones en el marco de la ONU sobre financiamiento climático. El Fondo Verde para el Clima, creado en la COP-16 de Cancún, México, en diciembre de 2010, y en pleno proceso de desarrollo, es uno de los puntos más importantes. “Necesitamos ese Fondo, la idea es buena, tiene el objetivo de dar dinero a los países en desarrollo para los trabajos de adaptación y mitigación del cambio climático”, consideró Orenstein. El problema es el proceso, que está siendo “corrompido”, y el “diseño” del fondo, dijo.

Durante la COP de Durban, el 1º de diciembre, más de 160 organizaciones de la sociedad civil de 39 países difundieron una carta en esa ciudad en la que denunciaron que las naciones desarrolladas, especialmente Estados Unidos, Reino Unido y Japón, estaban presionando para que las corporaciones transnacionales y financieras accedan directamente al financiamiento del Fondo Verde para el Clima.

Según explicó Orenstein, el actual desarrollo del Fondo Verde para el Clima facilitaría que las naciones desarrolladas “subsidien” a corporaciones transnacionales. “Por ejemplo, con la redacción actual (del Fondo), el gobierno de Estados Unidos podría dar una garantía de préstamo a Exxon Mobil para construir un parque eólico en México que abastezca a Walmart”, ilustró. “Y eso contaría como una contribución de Estados Unidos al financiamiento climático. Estamos trabajando verdaderamente fuerte para tratar de cambiar eso”, enfatizó.

Decenas de movimientos y organizaciones sociales de diversas partes del mundo siguen con atención el desarrollo y diseño del Fondo Verde para el Clima y les preocupa muy especialmente el rol que está jugando, y el que podría jugar, el Banco Mundial. Actualmente esa institución es la administradora interina del Fondo (interim trustee) y es parte de la unidad técnica que ayuda a diseñarlo. Orenstein dijo que “será una batalla” el trabajo para que el Banco Mundial no termine transformándose en el administrador permanente (permanent trustee), más cuando los Estados industrializados juegan a su favor.

En este sentido, la activista de Estados Unidos dijo que la sociedad civil trabaja para que sea transparente el proceso de elección del administrador permanente del Fondo.

Sobre el final de la charla con Radio Mundo Real, Orenstein aseguró que sabía que saldría “decepcionada” de la COP de Clima de la ONU y que esas conferencias sirven para “limitar el daño” y no para tener “soluciones” al cambio climático. “Las soluciones vendrán de fuera de ese lugar”, dijo. “El proceso mismo de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático es un espacio de trabajo increíblemente frustrante, porque la sociedad civil es totalmente marginalizada”, con “dinámicas de poder” que pintan un contexto “antidemocrático”, se lamentó la ambientalista.

The Destructive Role of Developed Countries from Radio Mundo Real on Vimeo.


Fuente: Radio Mundo Real
Licencia: Creative Commons

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicidad