Publicidad

19 de julio de 2011

Hay que poner fin al comercio de material utilizado para la tortura y para aplicar la pena capital

Amnistía Internacional
19/07/2011


En fecha tan reciente como octubre de 2010, el medicamento denominado tiopental sódico fue exportado de Reino Unido a Estados Unidos, donde el estado de Arizona lo utilizó en la ejecución de Jeffrey Landrigan.

Lo que no debería haber sucedido.

Europa es líder a nivel mundial en la lucha contra las transferencias de material que se podría utilizar en la aplicación de la pena capital, y para infligir tortura y tratos o penas crueles, inhumanos y degradantes. Sin embargo, una laguna en las leyes actuales conlleva que este material siga cayendo en manos equivocadas.

La Comisión Europea tiene la capacidad de cambiar de inmediato esta situación mediante la mejora y la aplicación de las normas de la Unión Europea que controlan tales transferencias, pero hasta el momento no ha hecho nada.

¡Súmate a nuestra petición y exige que la Comisión actúe ya para reforzar su prohibición del comercio de instrumentos de tortura!

¡Actúa!

Foto: Armin Kübelbeck CC-BY-SA
Fuente: Amnistía Internacional España

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicidad